Quiénes somos

 

 

 

 

 

 

Estamos aquí. Estamos despertando del pasado para soñar un gran sueño. Somos amigas e iguales, somos diversas y únicas y estamos unidas para algo más grande, que sobrepasa nuestras diferencias. Creemos en la libertad y la cooperación, la abundancia y la armonía. Encontramos nuestra propia guía, y discernimos nuestra propia verdad. Vamos en muchas direcciones, y sin embargo, nos negamos a dispersarnos. Tenemos muchos nombres, hablamos muchas lenguas. Somos locales, somos globales. … Somos la ola de la evolución. Somos mensajeras del futuro, viviendo en el presente. Venimos del silencio, y hablamos nuestra verdad. No tenemos enemigos, ni límites que nos retengan. Actuamos por inspiración, amor e integridad. Exploramos, descubrimos, sentimos y reímos. Estamos construyendo un mundo que sirva a todas las personas. Nos empeñamos en vivir nuestras vidas con máximo potencial. Somos independientes, autosuficientes y responsables. Nos relacionamos entre nosotras en paz, con compasión y respeto, nos unimos en comunidad. Celebramos el todo que está dentro y fuera de nosotras. Bailamos al ritmo de la creación. Tejemos los hilos de los nuevos tiempos. – F. Funch.

Somos madres, hijas, hermanas y abuelas de diversos contextos y culturas. Somos sanadoras, herbalistas, psicólogas, abogadas, doctoras, trabajadoras de energía, maestras, encantadoras de caballos, autoras, yoginis, bailarinas, poetas y oráculos – abarcando una abundante cantidad de tradiciones ancestrales de la tierra y profesiones de los días modernos. Cada una de nosotras ha sido llamada por intuición a formar parte de este Círculo… llamadas por las mujeres sagradas de todas las épocas, llamadas por las mujeres ancestrales de nuestros propios linajes, y llamadas por la misma Madre Divina, para volver al Círculo y recordar las formas de lo sagrado femenino a través de la Hermandad Ancestral. 

En tiempos antiguos..

… éramos cercanas a los ciclos de las estaciones y a los ritmos de nuestros propios cuerpos. Nuestra intuición estaba abierta y nuestra conexión con la tierra y sus elementos era fuerte. Mientras nos reunimos y recordamos juntas de nuevo, entendemos la importancia de dedicar tiempo a compartir con otras mujeres de manera sagrada… a soñar, a crear, a trasmitir conocimiento, a contenernos y a hacer belleza de todas las cosas! Pararnos en presencia directa de la cara femenina de Dios y abrazar los aspectos más profundos y poderosos de nosotras mismas es bañarnos en un manantial de potencial puro y abrazar todo lo que somos como hijas de lo Sagrado Femenino.

Y ahora…

La Hermandad es nuestra conexión profunda con todo lo sagrado. El círculo nos llama a volver a casa. Algunas de nosotras somos guerreras rebeldes y fieras, algunas otras somos amables pacificadoras, otras somos hadas juguetonas, y otras somos gruñonas y sabias brujas! Es en nuestra diversidad que vemos las muchas y ocultas facetas de la Divinidad Femenina dentro de nosotras. Es en la profundidad del alma de nuestras hermanas que vemos el reflejo de nuestra propia verdad, fuerza y belleza!

Introducción

Es un conocimiento ancestral el que nos ha llevado a encontrarnos a nosotras mismas y es tiempo de celebración y bienvenida a casa cada vez que una hermana regresa a ocupar su lugar dentro del círculo. En las páginas de este sitio web están las historias únicas de cómo llegamos de allá hasta aquí. Aquí hay dos de las muchas hermanas que queremos presentarles. Pero el resto de nosotras está esperando dentro de estas páginas, para compartir sus historias, talentos y regalos, y para compartir nuestros corazones contigo. Así que, ¡entra!

Cynthia Flores-Signet

(extracto de su próximo libro)

“Cuando era pequeña, traje conmigo la luz y la magia. Dolorosamente tímida para con los humanos mis primeros nueve años, preferí conversar con el viento, chapotear en agua de acequia del color del chocolate y vestir mi cuerpo con serpientes movedizas como una bebé medusa, lo cual hacía a mi madre gritar y a mis parientes decir que había algo seriamente malo en mí! Mis compañeros de juego eran los espíritus de las cuevas y las montañas, los árboles y la tierra. Tenía guías y ángeles y otros seres de luz enseñándome lo que se requería… que se me podría olvidar, “pero trata fuertemente de que no se te olvide, me advertían, mientras el tiempo pasa y la densidad de este mundo se cierre dentro y encima tuyo. No nos olvides, no olvides la verdad de lo que eres y de donde vienes”. Y nunca lo olvidé. Mi vida es dedicación, celebración y remembranza de esa verdad original”. www.cynthiafloressignet.com